3 feb. 2011

Pito catalán a la tristeza

Me faltan diez minutos para irme a trabajar. Uf, no puedo salir tan triste de casa. Miro la compu, está encendida, sería cuestión de probar. Abro el programa de audio y pongo una de esas canciones que me gusta bailar. Me cuesta, me quedo parada al lado y no me nace moverme. Lo sigo intentando, me obligo y empieza a funcionar. Me dejo llevar y empiezo a sentirme mejor, comienzo a divertirme, a sentir que mi cuerpo es feliz. Termina, miro el reloj: me queda un ratito. Pongo otra canción, esta me moviliza de entrada, bailo, bailo y bailo.
Ahora sí, con calor pero con una sonrisa, a trabajar.
Gracias música y baile, nunca me fallan.

No hay comentarios: