25 feb. 2011

Para hacer pie

La sensación es la de no saber dónde estás parada, o peor aún, dónde vas a estarlo en dos meses. Quizás era esto a lo que la gente cercana se refería cuando me preguntaba si ya había sufrido el vacío por recibirme y yo siempre respondía que no. La incertidumbre de proyectos pendientes, interrelacionados e interdependientes unos de otros, la espera por que la maldita y lenta burocracia a la que estamos sometidos funcione lo menos mal posible. Tener que elegir, cada fin de semana, cada feriado, cada horario aberrante, entre trabajar para juntar experiencia y plata o darle un poco de bola a todos los que te bancan y justo esos días están libres.
¿Conocen el cuento de las dos ranas que casi se ahogan en leche? Bueno, estoy nadando, pero que se convierta en manteca rápido.

No hay comentarios: