9 ene. 2012

Hipertermia urbana

El calor va derritiendo las buenas ondas de la gente, que encima ya no son muchas. Caminan con caras que se debaten entre el agobio y la molestia constante por las gotas de sudor que las recorren. O no hablan o lo hacen a los gritos, olvidate de los buenos modos y los cariños, hace mucho calor para eso. Las temperaturas altas alentadas por las salidas de los aires acondicionados y el asfalto capitalino son contrarrestadas por el frío polar que se siente al pasar por frente de locales como Frávega.
Los perros vomitan, los dueños no quieren ni salir a la calle, parece que alguien hubiera tirado una bombita de olor frente al local... sólo se ve pasar al aire caliente.

No hay comentarios: