31 ene. 2012

Bajo el mismo techo

Es raro llevar tanto tiempo compratido y no sentirlo como una carga sino más bien como una cotidianeidad. De golpe acostarnos juntos por la noche se volvió parte de la diario aunque hace seis meses estaba entre los primeros puestos de la lista de lo más deseado. Con cuidado de no acostumbrarse a lo que puja por volverse una rutina nos vamos amoldando a esta vida compartida aún más que antes. Vos conmigo, yo con vos, nosotros juntos día a día.

No hay comentarios: