14 ene. 2012

En cuatro patas es mejor que en dos

Son increíbles. Cada uno con su personalidad característica y sus mañas arraigadas. No me arrepiento ni un instante de haberlos elegidos para trabajar y vivir. Los malos días son duros pero los buenos les ganan. Verlos enfermar y sufrir es angustiante aunque abre el desafío de juego. Verlos mejorar y volver a ser ellos mismos es el premio de la competencia.
Mover la cola o ronronear vale más que mil palabras.

No hay comentarios: