17 oct. 2010

El juego de la vida


Uno a uno iban saliendo, y yo, chica de llanto fácil, me emocionaba con algunos de ellos. No recuerdo el número de minero rescatado que fue, pero sí sus palabras: "así tendrían que ser entre países: hermanos y sin odios."
No cierren la mina, más de un ser humano necesitaría pasar unos días allá abajo para que su cerebro trabaje y comprenda que en realidad no es nada, sólo un elemento más de este juego de mesa que es la vida.

No hay comentarios: