5 oct. 2010

Casi...

Se organizan unas vacaciones: sale una semanita con amigos en una cabaña ya conocida, aunque esta vez es más grande. Pasan los días, todo muy lindo, muy divertido, fresco, espontáneo y alegre. Una mano rodea mi cintura, nos tiramos en la cama; el cuarto es un despliegue de cariño de varias parejas. Y no nos importa nada, está todo bien, hay confianza. Se ve el pastito por la ventana, esto está buenísimo, parece una novela. No, no es una novela, es un sueño. Buh.

No hay comentarios: