14 sept. 2011

No jueguen con mi paciencia

Después de pasar exactamente 45 minutos escuchando la historia de su perrito convulsivo y de cómo ella había decidido ir modificando los tratamientos según lo que le parecía, le expliqué el tratamiento que le íbamos a hacer.
-Ah, pero mirá que las otras tres veterinarias con las que hablé me dijeron que seguramente le harían otra cosa.
-Bueno, si querés lleváselo a alguna de ellas.


A veces me canso.

No hay comentarios: