29 abr. 2011

Arruguitas

Mientras viajo en el subte parada, agarrada a uno de las barras para no caerme, veo en la ventanilla el reflejo de mi mano. ¿Es mi mano no?, sí sí, mirá vos, ya no es la mano de una nena. Comienza a delatarme la piel.

No hay comentarios: