26 may. 2012

Honestidad al 100%

Te quiero, te necesito enormemente siempre. No te guíes por mi humor ni por mis gestos, te necesito siempre aunque no lo aparente. Recordá que soy un cangrejo, que tengo por fuera un caparazón para proteger mi interior blando y débil. Disfruto de tu compañía y de tus miradas, a veces me pierdo notando cómo crecimos en todos estos años. Me encanta mimarte y me encanta que me mimes, son impagables los momentos cotidianos en que me hacés reír aún por encima de todo mi cansancio. Quereme siempre.

1 comentario:

Silvani dijo...

Es lo que a mí me gustaría decir, me siento identificadísima!