27 oct. 2011

Mis piés sin tus piés

Me acostumbré a dormir de a dos. Acostarme en la cama de dos plazas sin vos es un absurdo exceso de espacio. Me duermo rápido porque estoy cansada, pero indefectiblemente antes caigo en la cuenta de cuánta falta me hacés al lado. Mis pies no rozan con los tuyos y ni siquiera tengo a mi gata para que me haga compañía, sólo las cobayitas que ya se fueron a dormir también.

No hay comentarios: